¿QUIÉN SOY?
¿QUIÉN SOY?
Me llamo Raquel Alcayde y soy fisioterapeuta de profesión. Pero esto no es lo más importante. O, al menos, no siento que sea lo que me representa.

Soy una persona inquieta en busca de la felicidad y el bienestar, alguien que busca saber quién realmente es y que ha venido a hacer aquí, en este mundo que a menudo parece que esté de patas arriba. Alguien quien se pregunta los «para qué» y no tantos los «por qué». Alguien a quien le gusta ver claro pero que se permite profundizar en la oscuridad para buscar la luz verdadera.

Mi camino comenzó con esta búsqueda. Una búsqueda personal, para un crecimiento personal, para una felicidad y bienestar personal. Me especialicé en fisioterapia pediátrica y neurológica porque en las otras especialidades sentía que me faltaba algo … Necesitaba poder ver al individuo como un todo. Llegué a la osteopatía bioenergética celular por una enfermedad propia que parecía que no tuviera curación … Llegué a los registros akáshicos para resolver un bucle que observaba que se me repetía en mis relaciones personales y que no era capaz de comprender … Esta lectura de registros me llevó a reencontrarme con mi feminidad, que parecía que hubiera olvidado y, ésta, a practicar Shakti Dance®  (el Yoga de la Danza). Finalmente, la vida me fue poniendo una y otra vez los aceites esenciales ante mé, hasta que decidí experimentar con ellos tanto a nivel personal como profesional.

Y, todo ello, sumado a mi inquietud de conocer y comprender más, me llevó a formarme en las terapias y disciplinas que a mí me habían ayudado. Cada una formaba parte de un gran rompecabezas que todavía me faltaba encajar.

En agosto de 2016 pude cumplir, junto con mi hijo, un sueño que buscábamos hacer realidad desde hacía tiempo: vivir en plena naturaleza y acoger los animales que el espacio y la economía nos permitiera. Encontramos el Mas El Llobet y nos enamoramos.

Finalmente, en marzo de 2019, la vida me llevó de nuevo una enfermedad que me hacía parar, la oportunidad para poder tener tiempo para observar cada una de las piezas y comprender la relación que había entre ellas. Mi rompecabezas se empezaba a armonizar y cada parte a transformarse en un Todo.

Y, es eso mismo lo que somos! Unos seres completos dentro de un TODO !!

Somos seres de luz en una experiencia terrenal. Estamos aquí para VIVIR la VIDA y experimenta en todas sus dimensiones. Cada uno estamos aquí con un propósito concreto.

¿El mío? Ayudar a los demás a buscar y reencontrarse con su propia luz, su propia verdad. De ahí el nombre de «Sat Nam«, mantra en sánscrito que significa tu verdadera identidad.
(Sat: verdad, Nam: nombre)

Me llamo Raquel Alcayde y soy fisioterapeuta de profesión. Pero esto no es lo más importante. O, al menos, no siento que sea lo que me representa.
Soy una persona inquieta en busca de la felicidad y el bienestar, alguien que busca saber quién realmente es y que ha venido a hacer aquí, en este mundo que a menudo parece que esté de patas arriba. Alguien quien se pregunta los «para qué» y no tantos los «por qué». Alguien a quien le gusta ver claro pero que se permite profundizar en la oscuridad para buscar la luz verdadera.

Mi camino comenzó con esta búsqueda. Una búsqueda personal, para un crecimiento personal, para una felicidad y bienestar personal. Me especialicé en fisioterapia pediátrica y neurológica porque en las otras especialidades sentía que me faltaba algo … Necesitaba poder ver al individuo como un todo. Llegué a la osteopatía bioenergética celular por una enfermedad propia que parecía que no tuviera curación … Llegué a los registros akáshicos para resolver un bucle que observaba que se me repetía en mis relaciones personales y que no era capaz de comprender … Esta lectura de registros me llevó a reencontrarme con mi feminidad, que parecía que hubiera olvidado y, ésta, a practicar Shakti Dance®  (el Yoga de la Danza). Finalmente, la vida me fue poniendo una y otra vez los aceites esenciales ante mé, hasta que decidí experimentar con ellos tanto a nivel personal como profesional.

Y, todo ello, sumado a mi inquietud de conocer y comprender más, me llevó a formarme en las terapias y disciplinas que a mí me habían ayudado. Cada una formaba parte de un gran rompecabezas que todavía me faltaba encajar.

En agosto de 2016 pude cumplir, junto con mi hijo, un sueño que buscábamos hacer realidad desde hacía tiempo: vivir en plena naturaleza y acoger los animales que el espacio y la economía nos permitiera. Encontramos el Mas El Llobet y nos enamoramos.

Finalmente, en marzo de 2019, la vida me llevó de nuevo una enfermedad que me hacía parar, la oportunidad para poder tener tiempo para observar cada una de las piezas y comprender la relación que había entre ellas. Mi rompecabezas se empezaba a armonizar y cada parte a transformarse en un Todo.

Y, es eso mismo lo que somos! Unos seres completos dentro de un TODO !!

Somos seres de luz en una experiencia terrenal. Estamos aquí para VIVIR la VIDA y experimenta en todas sus dimensiones. Cada uno estamos aquí con un propósito concreto.

¿El mío? Ayudar a los demás a buscar y reencontrarse con su propia luz, su propia verdad. De ahí el nombre de «Sat Nam«, mantra en sánscrito que significa tu verdadera identidad.
(Sat: verdad, Nam: nombre)